lunes, 21 de noviembre de 2011

Sigo en el patio del colegio



Yo soy aquel niño de cuatro años,
que en la esquina del patio del colegio,
lloraba solo, con miedo, en silencio.
Viendo a los demás niños como extraños.

Si pienso que he cambiado, yo me engaño.
El miedo sigue como un maleficio.
No muestro ni virtud, ni muestro vicio
por temor a que alguien me haga daño.

Sólo una vez dejé su compañia
A pesar de las voces agoreras
que susurrando al oido me decían,
el amor que sientes no es de veras.
Corté esas cadenas gruesas ese día
que no me aten de nuevo aunque me muera.

No hay comentarios:

Publicar un comentario